Susan fue a visitar a su hijo Raulito. Raúl accedió a que lo visitara luego de una discusión con Elena que le encareció permitiera a su expareja ver al pequeño. Sin embargo, el padre de Samuel está influyendo en el niño, de modo que no quiere estar cerca de Susan.

Ella queda destrozada pues su propio hijo no quiere estar con ella, por lo que le pedirá Raúl que deje de hablarle mal de su mamá, por lo que él le dará un discurso para disuadirla de practicar la prostitución. Raúl está protegido por Gustavo y su influencia en el derecho para dejarlo impune de lo que pueda calificarlo como no apto para cuidar al niño.