Osman vivió un peligro inminente ante sus persecutores. Sin embargo con la ayuda del Poeta y su astucia, lograron salir airosos, sin evitar poner en peligro su búsqueda, donde los hombres apuntaron a Cemilé y Mete. 

Pero el menor de los Akarsu debe seguir escapando de quienes lo buscan. Ayka le brindó un sorpresivo refugio, que Osman no comprenderá. Él piensa que la muchacha lo odia y lo culpa por la muerte de su hermano pero ella le confirma "saber que él no lo mató". 

Mar de AmoresSEGUNDA PARTE:CONTINÚA VIENDO ESTE CAPÍTULO AQUÍ.