Osman es un niño muy alegre. Es el menor de los hermanos, por lo que es el consentido de la familia. Por su corta edad no entiende mucho qué es lo que pasa entre sus padres, pero sufre al ver que ambos se pelean entre sí. Tendrá que pagar los platos rotos de Ali y Cemile, ya que más de un problema le originará al pequeño su separación.