Rai decidió revelar a su familia su gran secreto, pero de una tierna manera: Presentarles en persona a Antonia, su antigua amiga, y a su hijo Pedrito.