Tomás realmente ya no confía de la misma manera en Eliana. Ahora considera un peligro las intrigas tanto de las Mackenna como de los San Martín, por lo que le insinuó a su aún pareja que estaría incluso dispuesto a irse de la casa.