Tratando de aguantar la rabia y la compostura, Agustina -junto a María Luisa- intentaron de explicarles a Samanta y a Gracia que ella tuvo durante años el mismo rostro de la mujer recién llegada de Calama por culpa de Ricardo. 

Un hecho que tenía a todos en cierto estado de shock dentro del pasaje ya que, en este caso, literalmente la ficción supera a la realidad. Pero al final, Gracia se echó la culpa de que Agustina haya tenido el rostro de su hija... ¿será para salvaguardar a Ricardo?