Fue un capítulo centrado en las dos hermanas protagonistas de Verdades Ocultas. Rocío finalmente se enteró que Tomasito siempre estuvo vivo pero no pudo comprender a su hermana por haberse enamorado del hombre a quien secuestró a su hijo.

Es más, Agustina le pidió a Rocío que no le cuente la verdad a Tomás, argumento con el que la abogada estuvo en desacuerdo pero le prometió a su hermana que no le iba a contar.