Tras una cena en la casa de Belma, junto a Franceso y Alonso, Rocío recibió un llamado inesperado de su novio, Rafael. Ella, por supuesto, sigue pensando que el abogado está en Lisboa por trabajo, pero Rafael está en la clínica tratando su enfermedad.

Pero Rafael escucha con suspicacia a su futura esposa, quién le dijo que Alonso la había invitado a comer a su casa... ¿sospechará de las intenciones de Alonso? ¿Cuando le dirá a Rocío que padece una enfermedad grave como el ELA?