Eliana llegó primero a la oficina de Rocío para llevarse las cenizas de su hermano Rafael y justo cuando pretendía hacerlo apareció Rocío tras la puerta. 

Eliana aprovechó de decirle unas cosas a su ex cuñada, un procedimiento que se ha vuelto reiterativo en la hermana de Leonardo. Pero Rocío no aceptó ninguna palabra más de Eliana después de que nombrara a su hijo y la dejó callada con una cachetada.