Diego estaba comiendo con Valentina en la oficina, pero tras una llamada de Rocío, el abogado partió raudo a la casa de su socia. Fue ahí donde ella le dijo a Diego que lo necesitaba más que nunca. 

Ante la insistencia de Rocío para que él la acompañara, Diego cedió y ambos terminaron besándose apasionadamente, como no lo habían hecho hace un buen tiempo.