Angélica le pidió a Francesco conversar en su casa. Primero que nada, le preguntó por su relación con María Luisa, que cuándo había comenzado. 

Pero en realidad, la conversación de Angélica tenía otro fin: ella está convencida de que tiene que hacer un cambio en su vida y por lo mismo quiere venderle su parte del negocio, el restaurant y su casa, a Francesco. ¿Angélica se quiere ir del pasaje?