Eliana se salió con la suya y logró que la herencia de Rafael quede completamente a su nombre, por lo que incluso se tomó la atribución de echar a Rocío de su propia casa.

Pero la hermana de Agustina no se dará por vencida, y a pesar de que se quedó sin dinero y debió regresar a vivir en el pasaje Nueva Esperanza, hará todo lo posible por recuperar a su hijo Benjamín y todo lo que le pertenece.