Oyku pensará que Demir olvidó su cumpleaños. Él tiene una sorpresa preparada para ella y junto a Candan tendrán una inolvidable y conmovedora velada.

Cemal volverá a atormentar a Demir. Una misteriosa carta llegará a su puerta con una demanda de paternidad sobre Oyku, lo que dejará con el alma en un hilo al hombre que ha cuidado y criado a la niña.

Candan conocía la pretensión de Cemal, pero Demir llegará a encararle que le ocultó lo que estaba pasando. Horas de angustia ensombrecerán la fiesta de cumpleaños de Oyku.