Cemal es un hombre duro y problemático que no tiene nada que perder. En su búsqueda de venganza contra Demir, el padre de Oyku, Cemal recibirá una inesperada sorpresa.

Serhat Teoman vuelve, después de su personaje en "Madre: No hay una sola" con un cambio diametral en su rol. Pasó de ser un resuelto detective de la policía a un forajido, buscando ajustar cuentas.

Sus objetivos afectarán a su enemigo y llegará a tener contacto con la pequeña niña a la que Demir protege: Oyku.