Oyku es una empática e inocente niña de ocho años que fue abandonada por su madre después de nacer. La menor fue criada durante muchos años por su tía, quien por motivos personales, tuvo que dejar de ser su cuidadora. 

Ante esto, Oyku se vio obligada a contactar a su padre biológico, Demir, quien es un estafador y no tenía idea de su existencia. Al conocerlo, la pequeña intentará con todas sus fuerzas establecer una relación con él, pero le ocultará un gran secreto: padece de Alzheimer infantil.