Es un hombre querendón y profundamente conservador. Su familia es lo que siempre soñó. Ha logrado sacarlos adelante y a su negocio también: Una pequeña carnicería ubicada en el barrio. Si bien, a veces puede parecer machista, su mujer y sus hijos lo adoran y saben que sólo desea lo mejor para ellos. A Mario le gustó Laura apenas la conoció. Se conmovió con su triste historia y se enamoró como ya no esperaba en su vida.