Según el Índice de Mortalidad y Prevalencia del Cáncer  Globocan del año 2020, en Chile, el cáncer de colon se ubica en el tercer lugar de los más frecuentes en el país, tras el de mama y el de próstata. Asimismo, de acuerdo con la OMS, a nivel mundial, a 2030 aumentarán anualmente a 2,2 millones los casos diagnosticados y a 1,1 millón las muertes por cáncer de colon.

Más del 90% de los casos de cáncer de colon ocurre en personas mayores de 50 años, sin embargo, este se puede prevenir o detectar de manera precoz mediante una colonoscopía y prueba de sangre oculta con determinación inmunológica fecal.

"La incidencia de este cáncer digestivo va aumentando en Chile, por lo que es importante que toda persona desde los 50 años, sin tener historial familiar de esta enfermedad, se realice cada 5 años el test de sangre oculta en materia fecal y colonoscopía completa. En cambio, si la persona tiene antecedentes médicos y familiares, es recomendable que comience desde los 45 a hacerse estos exámenes y de manera bianual", detalla el doctor Jorge Gallardo, jefe de oncología de  Clínica Las Condes.

Este cáncer es más frecuente en adultos mayores de 50 años, sin embargo, en muchas partes del mundo incluyendo a Chile se ha estado observando un incremento notable y alarmante en gente joven. 

¿Qué es el cáncer de colon?

Este es un tipo de tumor maligno que comienza en las partes más internas del intestino grueso, denominada la mucosa, crece localmente hacia el lumen y también abarcando las otras capas del intestino, luego se disemina a los ganglios locales y también por la sangre extendiéndose al hígado, pulmón y otros órganos.

El cáncer de recto tiene diferencias importantes, pero a la vez similitudes con el cáncer de colon, por ello muchas veces, se les denomina en común como cáncer colorrectal.

"El cáncer de colorrectal suele comenzar como un crecimiento, que se llama pólipo, las que se forman en el interior del colon o del recto. Algunos de estos pólipos, con el tiempo, pueden convertirse en cáncer. Es posible prevenir el cáncer colorrectal si se detectan y extirpan los pólipos", añadió el doctor Jorge Gallardo.

 ¿Cuáles son sus síntomas?

El especialista de Clínica Las Condes recomienda estar atento a los siguientes signos, ya que podrían corresponder a un eventual cáncer colorrectal. Y de tenerlos, consultar con un especialista lo antes posible:

- Cambios prolongados en los hábitos intestinales: diarrea o estreñimiento, o cambio en la consistencia de las heces.

- Sangrado rectal o sangre en las heces.

- Deposiciones muy delgadas, (“en forma de cola de ratón”), especialmente si el aspecto previo era de deposiciones gruesas

- Molestia abdominal persistente: calambres, gases o dolor.

- Sensación de que el intestino no se vacía por completo, sensación de tener que defecar sin que pueda evacuar nada.

Debilidad o fatiga.

- Pérdida de peso sin causa aparente.

Sensación de sudoración nocturna profusa.

Náuseas o vómitos permanentes.

 ¿Cuáles son los exámenes preventivos?

Los exámenes preventivos son:

- Test de sangre oculta en materia fecal (Colon-Check).

Colonoscopía completa.

Si los resultados son normales, se deben repetir cada 5 a 10 años. Al contrario, si se encuentran procesos inflamatorios, pólipos u otros, se deben efectuar cada 1 a dos años.

 ¿Cuáles son los factores de riesgo más frecuentes?

El especialista en cánceres digestivos de Clínica Las Condes enumera los principales factores que pueden aumentar el riesgo de padecer esta enfermedad:

- Personas sobre 50 años. Si bien se puede diagnosticar a cualquier edad, las personas mayores son las que tienen más riesgos.

- Antecedentes personales y familiares de cáncer de colon, colorrectal o pólipos. Si el paciente o su familia directa han tenido cáncer de colon o pólipos no cancerosos en el colon, tiene mayor riesgo de padecer dicha enfermedad en el futuro.

- Afecciones intestinales inflamatorias. Las enfermedades inflamatorias crónicas del colon, como la colitis ulcerativa y la enfermedad de Crohn, pueden aumentar el riesgo de cáncer de colon.

- Síndromes hereditarios que aumentan el riesgo de cáncer de colon. Los más frecuentes son poliposis adenomatosa familiar (PAF) y el síndrome de Lynch o cáncer colorrectal hereditario no polipósico (HNPCC).

- Dieta con bajo contenido de fibra y alto contenido de grasas.

-  Sedentarismo.

-  Diabetes o resistencia a la insulina.

-  Obesidad. Las personas obesas tienen un mayor riesgo de cáncer de colon y un mayor riesgo de morir por esta enfermedad en comparación con aquellas consideradas de peso normal.

-  Tabaquismo y consumo excesivo de alcohol.

-  Radioterapia al abdomen. La radioterapia para tratar casos de cáncer anteriores aumenta el riesgo de cáncer de colon.

El cambio de hábitos poco saludables (sedentarismo, consumo de grasas, alcohol y tabaco) por prácticas que mejoren la calidad de vida (ejercicio y alimentación equilibrada), más los exámenes y consultas oportunas frente al desarrollo de síntomas, son esenciales para prevenir el cáncer de colon o cualquier otro. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) estima que el 30 a 40% de los cánceres se pueden evitar al reducir la exposición a estos factores de riesgo.

Clínica Las Condes cuenta con un Centro Multidisciplinario del Cáncer, integrado por profesionales altamente especializados, que trabajan en conjunto para brindar una atención pluridisciplinaria e integral de excelencia al paciente, abarcando todos los aspectos de atención de él y de su familia, tanto las necesidades físicas como la terapia del dolor y otros síntomas, las psicológicas y las espirituales.

Además, los profesionales están constantemente especializándose y la Clínica adquiriendo tecnología avanzada, lo que permite otorgar tratamientos, diagnóstico y rehabilitación de vanguardia, así como fortalecer y ayudar a la prevención de cánceres.

Si tienes antecedentes oncológicos o factores de riesgo, reserva una hora con un especialista de Clínica Las Condes acá.