El periodista Simón Oliveros se encontraba entrevistando a María Angélica, madre de Mariana, una joven de 17 años que el lunes pasado salió de su casa en la comuna de Peñalolén rumbo al colegio y nunca más volvió, cuando se percató que un equipo del matinal de Chilevisión llegaba también a hablar con la mujer, pero interrumpiendo el momento. 

“Estamos al aire amigo, hay una cosa de códigos en la TV. Estoy hablando con la señora y es una una falta de respeto lo que estas haciendo tú”, dijo el periodista de Mega a la persona que apuraba la sección. Mientras que la madre se disculpaba afirmando que "tenía un compromiso con ellos también". 

Más tarde Simón aprovechó la pantalla y dijo: "Hubo una actitud muy fea, estamos justo afuera de un canal de televisión (Chilevisión). Yo llevo mucho tiempo hablando… Muchos años reporteando y hay ciertos temas que uno no se debe pelear al entrevistado, menos haciendo gestos detrás de cámara, acosando a través de llamados, de que teníamos un compromiso, váyanse a la 'mierda' con el compromiso cuando hay una hija desaparecida”. 

“Yo no manejo la pauta del otro canal, no me interesa saberla, no hago ningún esfuerzo en obtenerla ni mucho menos, pero cuando ya estamos hablando con una persona que voluntariamente salió a hablar con nosotros, que estaba quebrada emocionalmente, estaba afectada por la desaparición de su hija, y se comienza a tratar una persona como un botín que te puede sumar rating o no, me parece una actividad deleznable. Nunca me había tocado vivir algo así, me parece algo muy feo”, agregó.