Rafael intentó sorprender a Rocío con una visita inesperada a su oficina, pero lo que encontró lo terminó por sorprender a él: Rocío estaba pegada a Diego, y sacándole la foto a la situación, el abogado pidió hablar con su esposa.

Rocío sin titubear le contó la verdad: que ella y Diego son amantes hace dos años atrás, que el plan que él tenía para cuando no estuviese se había cumplido desde mucho antes. Es por eso que Rafael le pidió a Rocío que pasé con él el resto de vida que le queda.