Sule conservó un viejo cuaderno de Turna donde escribió el nombre de Zeynep. Llamó a la maestra para encararla y saber porqué su nombre estaba en el cuaderno de personas importantes para ella. Sintió el terror de pensar que ya sabía que la niña estaba con ella y vivieron un tenso momento en una cafetería.