Una estudiante mexicana murió trágicamente tras caer de casi 400 metros de altura (más alto que el Costanera Center) luego de lanzarse en paracaídas y el elemento no abriera cuando iba en caída libre.

El hecho ocurrió el pasado 24 de marzo, cuando la joven Vanessa Cárdenas cumplía 18 años, por lo que celebró el paso a la adultez legal lanzándose en paracaídas.

(MIRA TAMBIÉN: ¡Encantador! Esta es el tierno regalo que Pedrito Milagros le dio a Javiera Suárez)

La mujer subió al avión y, junto a un grupo, fue asignada al instructor Mauricio Gutierrez (34), quien contaba con 400 saltos en paracaídas en su historial.

Cuando se lanzaron desde el avión, planearon unos minutos y se les desprendió el paracaídas. Sin embargo, pasaron la barrera de los mil metros y no pudieron abrir el paracaídas de emergencia, por lo que ambos se fueron en caída libre contra el suelo.

En un video que captaron testigos, familiares de la menor dicen "Dios mío, espero que Liz venga por aquí" al ver la caída libre de dos personas. Sin embargo, cuando el grupo volvió, se percataron que los cuerpos correspondían a la joven y su instructor, quienes cayeron a metros de la autopista México-Acapulco, en Morelos.

Apenas estamos en las investigaciones reales, pero el paracaídas venía funcionando bien. Todo parece indicar que la liberación del paracaídas no fue un accidente, pues se activó. Entonces estamos investigando”, dijo Jorge Gaitan, director de Albatros, la empresa de paracaidismo, al Gráfico.