Convertirse en princesa no es tan sencillo y divertido como parece y mucho menos, cuando debes abandonar algunas de las costumbres que te acompañaban desde pequeña. En esta oportunidad, fue Meghan Merkle quien tuvo que dejar a un lado muchas cosas antes de convertirse en la esposa del príncipe Harry y ser parte de la familia real; hoy te mencionamos 10 de estas cosas.

1.- lo primero a lo que tuvo que renunciar fue a su carrera como actriz. Markle dejó la serie de Suits y no podrá volver a la actuación nunca más.

2- Eliminó todas sus redes sociales. Ningún miembro de una familia real puede tener cuentas en las plataformas digitales y ella, por su propia cuenta, decidió borrarlas.

3- Tuvo que abandonar su religión y es que aunque Megahn es de origen católico, tuvo que bautizarse en la iglesia Anglicana.

4- Antes de convertirse en princesa, Meghan había lanzado su propia marca de ropa. Sin embargo, tuvo que olvidarse de esas creaciones.

(Cortesía: El Comercio)

5- Modificó su nombre. Después del casamiento Rachel Meghan Markle pasó a llamarse Rachel Megan Mountbatten-Windsor.

6- Cambió su estilo al vestirse. No podrá usar más pieles, escotes ni carteras grandes. A esto se le unen los pantalones rotos que usaba al inicio de la relación con Harry.

7- Aunque sea muy romántica, la ex actriz no podrá hacer ninguna demostración de amor en público. La realeza no puede tener gestos de afecto en público.

8- No tendrá una postura política. Meghan tiene prohibido tomar una posición con respecto a cualquier situación. De hecho, ni siquiera tendrá permiso para votar.

9- Dejó a su mascota. Bogart, su perro labarador, pasará sus últimos días con unos amigos de ella. 

10- Alejarse de familiares y amigos. Solo sus padres pueden mantener una relación cercana con la esposa del príncipe.

Sin duda, a este se le suman más reglas de la realeza que Meghan Markle debe cumplir y más ahora, que formó familia con el príncipe Harry. ¿Tú abandonarías tu vida habitual por convertirte en princesa? Déjanos tus comentarios.