Una tensa discusión entre Rubí y Giuliana sacó de sus casillas a la chilena, quien no pudo contenerse y agredió a la argentina. Esto tuvo graves consecuencias, la producción decidió que Rubí debía abandonar el granero de los ex. Pablo tuvo la oportunidad de elegir amor o venganza, su decisión fue venganza y por lo tanto pudo permanecer en el encierro. 

Rubí se despidió de todos y en compañía de Pablo llegó hasta la puerta del granero. Allí muy amorosa le deseó lo mejor a su ex pareja. 

Revive este intenso momento aquí.