Kike Morandé fue al granero para que los muchachos participaran en una entretenida subasta. En uno de los "premios" que se ganó Flavia, tuvo que bailar el famoso baile con una serpiente de Salma Hayek. Cuando se acercó a Tony, el italiano salió corriendo de miedo.

Mira este momento aquí.