A contar de este lunes, Mega tendrá un nuevo estreno en su franja prime: la adaptación libre de 100 Días Para Enamorarse redoblará la programación de las 22.30 horas que vive la recta final de la exitosa Juegos de Poder.

La nueva apuesta dramática, la quinta nocturna del Área Dramática que dirige María Eugenia Rencoret, es una comedia delirante sobre las relaciones de pareja, sus imperfecciones y particularidades. La trama, que adaptó un equipo liderado por Rodribo Bastidas y Nena Muñoz, viene a instalar en las noches de verano el valor de los vínculos entre las parejas, los hijos, los amigos y la familia.

Mira también: #Unboxing 100 días: La solución de Pedro y Laura para salvar su matrimonio

Y como nada es perfecto será la tolerancia y la capacidad de aceptar las diferencias y perdonar los errores entre este grupo de amigos, lo que permitirá aceptar las vueltas que el destino les tiene preparado. Una ficción fresca y diferente, un bálsamo perfecto para entretenerse en esta época estival.

Dirigida por Enrique Bravo, con la producción ejecutiva de Daniela Demicheli y la realización de la productora DDRíos, 100 Días Para Enamorarse tiene entre su elenco a actores como: Marcelo Alonso (Diego), Luz Valdivieso (Antonia), Diego Muñoz (Pedro), María Elena Swett (Laura), Fernando Larraín (Javier), Celine Reymond (Mané), Claudia Pérez (Florencia), Felipe Rojas (Pablo), Teresa Commentz (Marti) y Clemente Rodríguez (Clemente), y los niños Santiago Díaz (Lucas), Valentina Alvear (Julieta) y Simón Acuña (Nicolás).

El Argumento

Laura y Antonia han recorrido muchos caminos en el eterno escarabajo que Antonia tiene desde hace 20 años. Amigas desde la época del colegio, ambas mujeres han sobrevivido y disfrutado de pololeos, matrimonios, embarazos sorpresivos, pérdidas amorosas, peleas y reconciliaciones.

Laura, hoy, es una abogada casada con Pedro, con quien tiene dos hijos: Clemente, de 17, y Lucas, de 11 años. Además de compartir una vida juntos, la pareja comparte también un prestigioso estudio de abogados, uno de los más connotados de la ciudad.

Antonia, en cambio, trabaja actualmente en una corredora de propiedades y es bastante más relajada: tiene una hija que no conoce aún a su padre biológico y ha logrado establecerse tras una gran desilución amorosa, con Kike, un seudo músico que vive a costa de ella.

La tercera pareja de esta trama la conforman Mané y Javier. Ella trabaja desde años en el estudio de abogados de Laura y Pedro, y es una celópata en potencia, una vanidosa que sueña con casarse de una buena vez con este hombre escudirrizo que viaja a diario entre Rancagua y Santiago por trabajo. Lo que Mané ni siquiera sospecha es la doble vida de Javier, quien en Rancagua tiene una familia con Florencia, con quien sí está casado.

Se desatan las pasiones

La noche en que celebrarán el aniversario de matrimonio de Pedro y Laura, se desencadenan una serie de acontecimientos que modificarán para siempre las historia de estas amigas. Mientras la abogada descubre que su casa recién refaccionada aún no está terminada y especula sobre la relación que mantiene su marido con la asistente del arquitecto; Antonia, en pleno examen ginecólgico descubre que Diego, su gran amor que desapareció hace 17 años sin dejar rastro, ha vuelto a Chile.

La noche de celebración entre los amigos tiene como invitado especial a Diego. Pero nada de este connotado festejo será realmente especial. Cuando todos creían que era el momento perfecto para brindar por el cariño y la amistad, Laura presa y ciega de celos, empuja a Pedro a la piscina y decide dejarlo por “infiel”.

Desesperado por la posibilidad de que su familia se derrumbe, Pedro intenta convencer a Laura que en vez de divorciarse firmen un contrato de 100 días de separación y sólo entonces decidan si el divorcio es la única opción para la pareja.

Así deambularán este grupo de amigos que, de alguna forma, se niegan aceptar lo que el destino les está mostrando. Lo que sí ya llegó el tiempo de enfrentar sus debilidades y aciertos, intentando siempre conservar la amistad y mantener a resguardo las viviencias. Y también el amor que se tienen… aunque eso aún está por verse

 

SÍGUENOS EN INSTAGRAM