En la actividad que organizó Kike Morandé donde los muchachos simularon una subasta, Pascual tuvo que pagar una asquerosa penitencia. En una juguera tiró cebolla, ají, pescado, entre otras cosas, para luego beber el resultado de eso. Sus compañeros al verlo no pudieron parar de reír.

Mira este momento aquí.