Randy Statum es un hombre de 35 años. Desde muy pequeño se caracterizó por su gran tamaño, pese a ello siempre practicó deportes, pero con el paso de los años siguió comiendo sin control. Con varios kilos más en su cuerpo, dejó de lado el fútbol americano, sus estudios y empezó a trabajar.

A los 22 años se casó por primera vez, en ese periodo ganó 40 kilos, llegando a pesar cerca de 180. Intentó ser padre, pero no resultó. Ambos se separaron y al año ya pesaba 240 kilos. Con los meses conoció a su segunda esposa, con ella tuvo una hija, pero también se divorció.

Cuando se presentó la oportunidad de participar en Kilos Mortales, Randy decidió dejar los malos hábitos y se propuso recuperar a su hija, trabajar y volver a ser un hombre saludable.

Mira cómo está en la actualidad en nuestra galería de imágenes.