A pesar de los difíciles momentos familiares que vivió Gideon durante su juventud y la depresión que lo aquejó durante años, el protagonista de Kilos Mortales logró mediante el esfuerzo, la perseverancia y el apoyo de su esposa, bajar 100 kilos. 

Lo mejor de todo es que su misión no terminó ahí. Gideon se propuso seguir bajando de peso luego de su aparición en televisión. Los cambios que obtuvo no sólo fueron físicos sino que también emocionales, los que se reflejaron en su ánimo y en ganas de disfrutar la vida familiar que siempre quiso.

El anhelo de Gideon en ser un buen padre y disfrutar más tiempo con su hijo adoptivo quedaron en envidencia en el capítulo de Kilos Mortales y hace unos meses, quiso compartir su felicidad más grande en redes sociales. Con una creativa foto le contó a todos sus conocidos que Kayleigh está esperando el primer hijo de ambos. ¡Felicidades!